Tal como se ha puesto de moda, escribo señoras y señores diferenciando hombres y mujeres (antes bastaba con el genérico), para que no nos estigmaticen por violencia verbal de género. Así pues, señoras y señores, arquitectas y arquitectos, floristas y floristos, interioristas e interioristos: contentos?, pues vamos para allá. Todas y todos se reunieron en el diáfano show room Alfombras BSB de Nacho Curt en la calle París de Barcelona para disfrutar de la presentación de las colecciones de alfombras de la joyera y diseñadora canaria Helena Rohner y de la ilustradora madrileña Paula Pappenheim de Pappenpop. Unas delicias hechas a mano, una por una, y que estarán en la próxima feria de interiorismo IMM Cologne, una de las principales del sector.

Una delicia de trabajos, expuestos al lado de los habituales de la casa, verdadera recopilación de los viajes de Curt por todo el mundo, y que desde hace treinta años los alterna con sus colaboraciones con  los mejores artistas del país. Trabajos que mezclan lo genuino y la excelencia como  valores irrenunciables que han llevado a nuestro hombre a ser ficha imprescindible de cualquier agenda que se precie. Su tremendo conocimiento del mundo de las alfombras le ha abierto las puertas de algunas de las casas más singulares y los negocios más apetecibles, dentro  y fuera de nuestras fronteras. Sus show rooms en Barcelona y Madrid son historia viva del complemento imprescindible que en su caso (y casa) aúna tradición y nuevas tecnologías.  A ello se unió hace ya quince años una segunda compañía, DAC Rugs  que cuenta con un interesante apartado de venta on line, y la representación para el mercado español de la firma alemana Object Carpet.

Y ahora vamos a la parte “socialiaté” del asunto. En la cita barcelonesa una pléyade de artistas (todo creador lo es), y tengo la lista: Jordi Veciana, Sky Maunsel, Marcos Catalán, María José Cabré, Verónica Mimoun, Oriol, Eduardo Arryga, Meritxell Ribé, Álex Baeza, Adela Cabré, Carlos Andreu, Alfonso Tost, Damián Sánchez. A todos ellos se unió más tarde Lázaro Rosa-Violán, el súper de la profesión que no para en el mundo (y escribo mundo en toda su amplitud).  Gente cordial y amable, encantadora de por sí que tienen, entre otras, una virtud fascinante: la pulcritud de su calzado. Suelen vestir casual, abundan los jeans con un cashmere exquisito, el pelo algo descuidado pero limpio Y un zapato muy british que siempre me ha maravillado. Son como portavoces de una moda cool, muy Santa Eulalia, elegante, práctica y eterna (nunca obsoleta) que ya señala por donde van sus excelentes tiros profesionales.

Estaban todos allí, charlando distendidos bajo un fantástico juego de flores, frutos, plantas y arbustos que habían creado los chic Alfons & Damian (una visita a su show room del Pasaje Marimón, 7 es un must para los sentidos), bajo el cual Laura Pi, de la mano de Le Chef preparó un selecto bufet donde predominó el equilibrio y el salmón, perfecto.

Lázaro Rosa-Violán y Nacho Curt en la muestra de alfombras de BSB

Y naturalmente se habló de la boda del año. La de Andrea Puig con Ignacio Baselga, que se celebró en Barcelona el pasado sábado. Una ceremonia tan solemne como íntima e impresionante, que en este caso es absolutamente compatible, tal como suele acontecer en cualquier evento celebrado en la sociedad catalana. Discreto, pero fascinante en su propia intimidad, el enlace religioso se celebró en la Basília de Santa Maria del Mar, la joya arquitectónica del gótico catalán del XIV, para trasladarse luego a la finca familiar de los Puig. Está en Vilassar de Dalt, se llama Les Ginesteres, construida en sólo seis meses por el arquitecto Antonio Fisas, primo de Júlia Planas, esposa de Antoni Puig Castelló que compró la finca en 1930.

La novia estaba espectacular con un diseño exclusivo de Carolina Herrera con metros de cola y velo ilusión, también a metros, y el novio, que no tiene parentesco alguno con el doctor de igual apellido, de chaqué. Formaban una pareja brillante, compitiendo con Marian Puig y la más que encantadora Cucha Cabané, y con Júlia, la hermana de la novia, que retomaba su actividad social después de su boda con Felipe Morenés, y del nacimiento de su primera hija. La cena la sirvió Nando Jubany y en la decoración dominaba el blanco alternado con el granate y el azul en el fondo de los manteles en toile de jouy de las mesas imperiales. Hubo cantantes,orquestas y dj. , que hicieron bailar a los invitados hasta la madrugada.

 Pero hubo otra pareja que deslumbró/sorprendió: la formada por Ainhoa Grandes, viuda del recordado y admirado Leopoldo Rodés, con Silvio González. La bella Ainoha es presidenta por unanimidad del del Patronato de la Fundación Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA), que dirigió durante 16 años. El apuesto González. licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, es consejero delegado de Atresmedia. A decir de los presentes, la pareja, de impresionante look, promete.

Y otra relación de la que se habló por referencias porque no estaba en la boda: la formada por Isaak Andic, dueño de Mango y la golfista Estefanía Knuth -ex esposa de Gonzalo Rodés-, y medio hermana de Dominica Parravano, que fue primera, y breve, esposa de Carlos Godó, hijo del conde de Godó.

   

Share Post
No comments

LEAVE A COMMENT